Etiqueta: Aparato reproductor masculino

Aparato reproductor masculino externo

Cuando nos referimos al aparato reproductor masculino externo, hablamos de una serie de órganos que junto a los órganos internos, permiten que los hombres puedan tener relaciones sexuales, y a su vez, se encargan de la reproducción. Así mismo, el aparato reproductor produce las células sexuales masculinas, o en otras palabras los espermatozoides.

El aparato reproductor masculino externo se puede ver a simple vista, todo lo contrario a los órganos internos del mismo.

Ahora, ¿cuáles son los órganos que conforman el aparato reproductor masculino externo?

Órganos externos

Aparato reproductor masculino externo

Los principales órganos externos que conforman al aparato reproductor masculino son el epidídimo, el pene, los conductos deferentes y los testículos. A continuación les explicamos qué son y cuál es la función de cada uno de ellos:

Testículos

Los testículos se consideran como el órgano principal del sistema. Hablamos de dos glándulas ovoides ubicadas en ambos lados del pene, tienen una longitud de aproximadamente 5 centímetros, un grosor de unos 2,5 centímetros y un peso de entre 10 y 15 gramos. Estos están acobijados por el escroto, el cual es un saco de tejidos y piel que los mantiene protegidos.

Los testículos son los encargados de producir las células reproductivas y las hormonas sexuales masculinas (andrógenos).

Epidídimos

Los epidídimos son como dos comas de aproximadamente 4cm de largo y están situados en los borden superiores de los testículos.

En los epidídimos es donde se almacenan las células sexuales y pasan por sus etapas de maduración. A su vez, el epidídimo se encarga de que los espermatozoides se expulsen hacia los conductos deferentes en el momento de la excitación sexual.

Los espermatozoides se pueden mantener acumulados en el epididímo por meses.

Pene

El pene es el órgano encargado de la salida del semen y de la orina en el hombre, este se encuentra formado por un cuerpo y una raíz.

El cuerpo del pene está cubierto por una fina piel color oscura. Se compone por dos cuerpos de tejidos cavernosos situados en la parte posterior de los dos lados del pene, los cuales al llenarse de sangre proporcionan una dureza al pene cuando este está erecto, y un cuerpo esponjoso, donde se encuentra el glande y el tejido que sujeta la ureta al momento de la erección, para así posibilitar el paso del semen.

La raíz del pene no es visible, puesto que es una fracción interna encarada de sujetar al pene a las demás partes de la pelvis y está compuesta por:

  • El bulbo del cuerpo esponjoso.
  • Las raíces de los cuerpos cavernosos.

Y dos músculos que permiten la eyaculación:

  • El bulboesponjo.
  • El isquiocavernoso.

Todo eso se encuentra encerrado en la bolsa perineal supericial, un espacio ubicado en la parte inferior por el periné y la parte superior por el peritoneo.

Conductos deferentes

Los conductos deferentes son aquellos que unen el epidídimo con el conducto eyaculatorio, y de tal manera permiten la salida del semen, el cual se facilita gracias a la capa de tejido muscular que recubre a los conductos deferentes.

Por otro lado, los conductos deferentes están dentro del cordón espermático, una estructura que reúne tanto las arterias como las venas que fluyen en los testículos.

Los conductos deferentes se encargan de llevar a los espermatozoides ya maduros desde el epidídimo hasta la ureta, lugar donde se unen con las demás propiedades del semen.

Enfermedades del aparato reproductor masculino externo

Aparato reproductor masculino externo

Algunas de las enfermedades mas comunes que pueden aparecer en los órganos del aparato reproductor masculino externo son las siguientes:

Epidimitis

Se conoce como epidimitis a la inflamación del epidídimo y se puede padecer de esto a cualquier edad.

Normalmente la epidimitis es causada por alguna infección bacteriana o hasta por infecciones de transmisión sexual.

Sus síntomas más comunes son los siguientes:

  • Se enrojece y se hincha mucho el escroto.
  • Incomodidad al orinar.
  • Testículos sensibles.
  • Semen con sangre.
  • Aveces puede ocasionar fiebre.

Cáncer testicular

Este cáncer es el más frecuente en hombres entre la edad de 15 y 35 años y se puede padecer en uno o ambos testículos.

El cáncer testicular muchas veces no tiene síntomas, y simplemente se diagnostica cuando el hombre se realiza algún otro examen, sin embargo, estos son los síntomas que te pueden indicar que debes ir al médico:

  • Hinchazón en los testículos.
  • Pubertad a temprana edad.
  • Dolor de cabeza, espalda y vientre.

Algo a resaltar, es que la aparición y el tratamiento del cáncer testicular pueden causar la infertilidad.

Lesiones en los testículos

Las lesiones en los testículos se pueden deber ya sea por accidentes o golpes, o hereditariamente.

Los testículos están bastante expuestos y su protección no es suficiente, por tal razón es muy probable que ocurran lesiones en ellos.

Ausencia congénita de conductos deferentes

Hay casos en los que algunos hombres nacen sin conductos deferentes, lo que causa la esterilidad y la ausencia de espermatozoides.

Esta enfermedad es poco común, se dice que 1 de cada 100 hombres puede padecerla.

Tristemente no existe tratamiento que produzca conductos deferentes, sin embargo, existen tratamientos que devuelven la fertilidad a algunos de los hombres que padecen dicha enfermedad.

Inflamación del pene

La inflamación del pene se puede dar ya sea en forma de balanitis (inflamación del glande), postitis (inflamación del prepucio) o balonopostitis (inflamación del glande y del prepucio).

De echo, aquellos hombres que padecen de balonopostitis tienen una gran posibilidad de padecer luego de cáncer de pene.

Higiene del aparato reproductor masculino externo

1. El pene se debe lavar todos los días con jabón. El glande se lava separandolo de la piel que lo cubre, enjabonadolo y posterioremente enjuagandolo.

2. Se debe secar cuidadosamente cada parte del aparato reproductor, y así se evitará que se llegue a irritar o aparezcan hongos.

3. Utilizar desodorantes o perfumes puede causar irritación, así que no lo hagan.

4. Usar ropa interior limpia cada día.

5. La ropa interior suelta y de algodón es bastante recomendable, pues es muy buena evitando que esta zona del hombre sude demasiado.

Tener bien cuidado y limpio el aparato reproductor masculino externo (e interno) les permitirá a los hombres mantener la salud del mismo. En caso de notar algo raro o algunos de los síntomas que les nombramos, es importante que vayan rápidamente a un urólogo, quién les diagnosticará si padecen de alguna enfermedad y cual es el tratamiento que deberán seguir.

partes del aparato reproductor masculino

Partes del aparato reproductor masculino

Las partes del aparato reproductor masculino, forman un aparato que permite que el hombre se pueda reproducir con una mujer, o en su defecto, disfrute de las relaciones sexuales que pueden o no, llevar a la concepción de un bebé. Es importante destacar que no se trata solo del pene y de los testículos, ya que este conjunto también se forma gracias a órganos internos y a conductos que se combinan entre ellos, con el fin de que sus funciones se lleven a cabo de forma correcta.

El aparato reproductor masculino, es bastante visual a simple vista ya que el mismo se encuentra por fuera del cuerpo, colgando desde la zona pélvica del hombre. En el caso de las mujeres es lo contrario, ya que su aparato reproductor se encuentra dentro de su vulva.

partes del aparato reproductor masculino

Una vez que el pene del hombre se introduce dentro de la vagina de la mujer, este podrá eyacular en la misma y permitir el proceso de fecundación, el cual se logra gracias a los óvulos de la mujer. Cuando ambos elementos coinciden, ocurre la unión y luego este óvulo fecundado se dirige hacia el útero, en el cual se adhiere y comienza la gestación del bebé.

Si bien todos los hombres cuentan con su aparato reproductor masculino desde que nacen, este se vuelve funcional y reproductivo cuando comienza la pubertad, específicamente cuando el hombre comienza a madurar sexualmente. En este sentido, cualquier adolescente puede producir un embarazo con sus espermatozoides.

Aparato reproductor masculino

En cuanto a las partes del aparato reproductor masculino se refiere, hablamos de un conjunto de órganos tanto internos como externos, que fomentan la reproducción. Sin los espermatozoides de los hombres, se vuelve imposible que dos personas consigan tener un bebé, de modo que la concepción surge de la unión entre ambos aparatos reproductivos: masculino y femenino.

partes del aparato reproductor masculino

Si bien no todas las personas logran tener hijos, esto se vuelve preocupante ya que de otro modo la especie humana acabaría por desaparecer, por lo que es necesaria la reproducción en este planeta. Esto, en términos generales, quiere decir que la función principal del aparato reproductor masculino, es el de reproducirse, partiendo del semen que expulsan durante la eyaculación. Hoy en día, se toman en cuenta estos espermatozoides con el fin de una concepción futura, de modo que el esperma puede ser congelado y utilizado en un tiempo posteriori.

Partes del aparato reproductor masculino

Las partes del aparato reproductor masculinoson llamativas debido a su forma y estructura, comenzando con el pene, los testículos y la uretra, la cual se observa en el glande del pene. Luego, se encuentra el escroto, los conductos deferentes, las vesículas seminales y la próstata, los cuales en conjunto con los anteriores, forman el aparato reproductor de cualquier hombre.

IMG: Partes del aparato reproductor masculino

Funciones de las partes del aparato reproductor masculino

partes del aparato reproductor masculino

Con el fin de entender mejor cómo funciona el aparato reproductor masculino, decididos ampliar el tema en cuanto a cada una de sus partes, consiguiendo una lista detallada y breve de las funciones de las partes del aparato reproductor masculino, y son las siguientes:

  • El pene. El pene es una estructura de tamaño variable que cuenta con una base adherida a las estructuras abdominales inferiores y a los huesos pélvicos, que luego continua a través de un tronco muscular que finaliza en el glande, siendo este mejor conocido como la cabeza del pene. En este glande, se encuentra el orificio de la uretra. El prepucio es la funda que cubre el glande cuando el hombre no se encuentra circundado. Cuando esta estructura en general se llena de sangre, comienza a ponerse erecto y es cuando logrará llevar a cabo el proceso sexual.
  • El escroto. El escroto no es más que la bolsa gruesa que protege los testículos, siendo esta creada con piel y buscando mantener los testículos en una temperatura correcta, generalmente menor al calor corporal. La función principal del escroto, es producir la temperatura correcta con el fin de que los espermatozoides se encuentren en un desarrollo normal.
  • Los testículos. En cuanto a los testículos, estos se definen como cuerpos ovoides que cuentan con un tamaño no mayor de siete centímetros, pudiendo variar a un tamaño mínimo de cuatro centímetros de largo. Estos testículos producen testosterona y espermatozoides.
  • El epidídimo. Estos son conductos microscópicos en donde cada uno de los testículos cuenta con uno de ellos. Son aquellos que se encargan de recoger todos los espermatozoides que se encuentran en los testículos y prepararlos para la fecundación con el óvulo, resguardándolos hasta que maduren.
  • El conducto deferente. Por otro lado, este es un conducto que consigue arrastrar los espermatozoides desde el epidídimo hasta la próstata.
  • La uretra. A través de la uretra se expulsa la orina del hombre, y también a través de la misma se expulsa el líquido pre-seminal y seminal. Es decir, que en el caso de los hombres, la uretra cumple con dos funciones, a diferencia de las mujeres que solo tienen la uretra para expulsar orina.
  • La próstata. La próstata es el órgano masculino que cuenta con el tamaño de una nuez y puede variar en tamaño dependiendo de la edad del hombre. Contiene los espermatozoides maduros y listos para la fecundación.
  • Las vesículas seminales. Para finalizar, se encuentran estas vesículas seminales, las cuales se consiguen en la zona superior de la próstata. Estas se encargan de agregar volumen al semen en conjunto con la próstata, generando la cantidad de semen a expulsar durante la eyaculación.

Se necesita que todas estas partes funcionen en conjunto, ya que de lo contrario el proceso de fecundación se pudiese ver afectado. Consultar con un urólogo de forma anual es la mejor forma de evitar problemas y enfermedades en el aparato reproductor masculino.

Consejos de salud para las partes del aparato reproductor masculino

Así como cualquier otra zona del cuerpo, el aparato reproductor masculino también se encuentra expuesto a padecer de ciertas enfermedades importantes, como el cáncer, la fimosis, las enfermedades de transmisión sexual (Herpes, sífilis, VIH, gonorrea, entre otras), así como enfermedades comunes como infecciones que pueden volverse importantes a la larga, y la prostatitis.

partes del aparato reproductor masculino

Con el fin de evitar cualquiera de estas enfermedades y de mantener el aparato reproductor masculino completamente sano, se recomienda visitar a un profesionalde forma regular, y de aplicar los siguientes consejos:

  • Mantén una dieta balanceada desde la infancia. Al comenzar la pubertad, comienza la madurez sexual masculina y depende en gran escala de una buena alimentación.
  • Realiza ejercicios de forma regular, esto te ayudará a mantener tu sistema inmunológico fuerte y sano, lo que ayuda a evitar enfermedades como el cáncer.
  • Utiliza preservativos si no tienes conocimiento de la salud sexual de tu pareja. Pide sus exámenes, o de lo contrario, protege tu salud con el preservativo.
  • Mantén siempre a la mano información sobre enfermedades que puedan afectarte en la zona íntima y revísate siempre que puedas. Ante cualquier cambio que notes, consulta con el médico.
  • No descuides la higiene. Es de suma importancia que mantengas tu zona íntima siempre limpia, utilizando jabones sin aditivos o perfumes.