Autor: Xnomind

Anatomía del aparato reproductor femenino

Anatomía del aparato reproductor femenino

Conocer la anatomía del aparato reproductor femenino es sumamente importante tanto para hombres, como para mujeres, ya que este se conforma de todos los órganos, tejidos y conductos que se encuentran en la zona íntima femenina. En conjunto, todas estas partes llevan a cabo un gran número de funciones que se vinculan de forma directa con el proceso de reproducción sexual mediante el cual ocurren otros procesos, como la fecundación.

Anatomía del aparato reproductor femenino

Hablando de forma más técnica, el aparato reproductor femenino es aquel que se encarga de permitir el encuentro entre los espermatozoides, que a través de las relaciones sexuales entran de forma directa hacia la vagina de la mujer, con los óvulos que la mujer es capaz de producir. A través de este proceso, comienza la fecundación de este óvulo siempre que ambos elementos se encuentren, hasta que luego de nueve meses esto dará paso al nacimiento de un bebé, o más.

Al proceso anterior se le conoce comúnmente como embarazo y para lograrse, es necesario que el aparato reproductor tanto femenino como masculino, se encuentre en excelente estado de salud, lo cual se logra con ciertos cuidados que más adelante mencionaremos.

El aparato reproductor femenino comienza a activar sus funciones una vez que comienza la pubertad, de modo que todas las funciones comienzan a llevarse a cabo tanto a nivel hormonal, como a nivel sexual, comenzando por la menstruación.

Aparato reproductor femenino

De acuerdo con los expertos, el aparato reproductor femenino es un elemento fundamental para fomentar la vida, y es que sin este, sería imposible lograr que exista más vida en este planeta. La fecundación es el proceso exacto para que una nueva vida se forme y el útero femenino es el que logrará llevar la gestación de 40 semanas con el fin de que esto culmine de la forma correcta.

La cantidad de óvulos que se forman en la mujer se encuentran contabilizados de acuerdo a su vida; es decir, cada mujer cuenta con una cantidad exacta de óvulos que se irán disponiendo a lo largo de su vida de forma precisa, por lo que a cierta edad, esta producción de óvulos dejará de existir, lo que reducirá las posibilidades de embarazo.

Anatomía del aparato reproductor femenino

Además, un dato curioso de estos óvulos, es que los mismos no se encuentran de forma pasiva esperando a que los espermatozoides lleguen para llevar a cabo todo el proceso reproductivo, sino que segregan ciertas moléculas que atraen a estos espermatozoides. Todo esto, siempre que la anatomía del aparato reproductor femenino se encuentre completamente sano y funcional.

Anatomía del aparato reproductor femenino

La anatomía del aparato reproductor femenino es bastante completa y fácil de entender a simple vista, especialmente porque cuenta con partes bien distribuidas y sencillas de ubicar. Para comenzar, este se encuentra compuesto de órganos externos, entiéndase como la vulva, glándulas mamarias (senos), la vagina, el útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

Características de la anatomía del aparato reproductor femenino

Anatomía del aparato reproductor femenino

Para entender un poco más sobre la anatomía del aparato reproductor femenino, hemos creado una lista con las mejores características de cada una de sus partes, prestando atención a los detalles y dando importancia a cada una de las partes.

  • Órganos externos. Los órganos externos que comprenden el aparato reproductor femenino, se observan de forma conjunta en la vulva, la cual cuenta con el monte de venus, el clítoris, los labios mayores, los labios menores, el orificio de la vagina y el orificio de la vejiga, mejor conocido como la uretra. Estos órganos cumplen la función de ofrecer placer a la mujer y de permitir la penetración del pene a través de la vagina, de modo que se logre la fecundación del óvulo, o bien, se disfrute de una relación sexual sana.
  • Glándulas mamarias. Las glándulas mamarias son aquellas que se caracterizan por encontrarse en los senos y por secretar la leche necesaria para el bebé. Son capaces de secretar esta leche durante años, siempre que el bebé así lo requiera, puesto que estos son quienes dictan el tiempo en el cual las glándulas funcionarán. Una vez que el bebé deje de lactar, las glándulas dejarán de secretar leche.
  • Vagina. La vagina es una de las partes más llamativas de este aparato reproductor femenino, especialmente porque se encuentre entre el recto y la uretra, siendo el orificio más grande de entre los tres. A través del mismo el pene será introducido con el fin de llevar a cabo el coito. Además, una de sus características más llamativas, es que este orificio es el que genera la unión entre la vulva, y la zona interna de la vagina.
  • Útero. El útero es un músculo fuerte que se caracteriza por encontrarse dentro del orificio de la vagina, justo debajo del vientre en su zona interna, y es hueco. Cuenta con tres capas en donde destaca el endometrio, los músculos lisos y el tejido elástico. Además, lo más destacable de este órgano, es que en él ocurre la gestación del bebé durante las semanas correspondientes.
  • Trompas de Falopio. Las trompas de Falopio son una parte importante de la anatomía del aparato reproductor femenino, especialmente porque el mismo se encarga de llevar el óvulo fecundado hasta el útero, con el fin de que comience la gestación. Cuentan con una forma muy peculiar que en las imágenes destaca.
  • Ovarios. Finalmente, se encuentran los ovarios, los cuales son los órganos del aparato reproductor que cuentan con el tamaño de una almendra y que son los encargados de producir los óvulos de acuerdo con el ciclo menstrual de cada mujer.

En conjunto, estas partes trabajan de forma adecuada, ya que si una de ellas se encuentra con algún problema, esto pudiese entorpecer la correctafecundación del óvulo. Se recomienda visitar a un ginecólogo de forma regular (anual), de modo que este logre observar todas estas partes y su estado de salud.

Consejos de salud para la anatomía del aparato reproductor femenino

La anatomía del aparato reproductor femenino no se encuentra exento de padecer algunas enfermedades importantes, como el cáncer de cuello uterino, enfermedades de transmisión sexual (gonorrea, sífilis, VIH, clamidias, virus del papiloma humano, entre otras), la endometriosis y la infertilidad.

Anatomía del aparato reproductor femenino

 

Con el fin de evitar cualquiera de estas enfermedades, además de consultar con un ginecólogo, se recomiendan llevar a cabo algunas acciones que ayudarán a que el aparato reproductor femenino se encuentre sano. Estas se encuentran agrupadas en los siguientes consejos:

  • La dieta equilibrada debe comenzar desde la infancia, y luego mantenerla durante el resto de la vida, ya que con ello los niveles vitamínicos se mantendrán correctos.
  • Evita el sobrepeso ayudándote con ejercicios regulares. Enfoca tu meta en tener un cuerpo sano, consultando siempre con un profesional.
  • Mantente siempre informada/o en cuanto a enfermedades y métodos anticonceptivos, antes, durante y después de la búsqueda de la concepción.
  • Evita malos hábitos, como drogas, alcohol y cigarrillo, ya que los mismos fomentan la aparición de enfermedades como el cáncer.
  • Utiliza protección durante tus relaciones sexuales o cerciórate de que la otra persona se encuentre completamente sano.
  • Mantén una higiene correcta en tu zona íntima, utilizando jabones de pH neutro.

Ten en cuenta estos consejos y observa siempre tu vulva, ya que esta te dirá si todo se encuentra en buen estado.

partes del aparato reproductor masculino

Partes del aparato reproductor masculino

Las partes del aparato reproductor masculino, forman un aparato que permite que el hombre se pueda reproducir con una mujer, o en su defecto, disfrute de las relaciones sexuales que pueden o no, llevar a la concepción de un bebé. Es importante destacar que no se trata solo del pene y de los testículos, ya que este conjunto también se forma gracias a órganos internos y a conductos que se combinan entre ellos, con el fin de que sus funciones se lleven a cabo de forma correcta.

El aparato reproductor masculino, es bastante visual a simple vista ya que el mismo se encuentra por fuera del cuerpo, colgando desde la zona pélvica del hombre. En el caso de las mujeres es lo contrario, ya que su aparato reproductor se encuentra dentro de su vulva.

partes del aparato reproductor masculino

Una vez que el pene del hombre se introduce dentro de la vagina de la mujer, este podrá eyacular en la misma y permitir el proceso de fecundación, el cual se logra gracias a los óvulos de la mujer. Cuando ambos elementos coinciden, ocurre la unión y luego este óvulo fecundado se dirige hacia el útero, en el cual se adhiere y comienza la gestación del bebé.

Si bien todos los hombres cuentan con su aparato reproductor masculino desde que nacen, este se vuelve funcional y reproductivo cuando comienza la pubertad, específicamente cuando el hombre comienza a madurar sexualmente. En este sentido, cualquier adolescente puede producir un embarazo con sus espermatozoides.

Aparato reproductor masculino

En cuanto a las partes del aparato reproductor masculino se refiere, hablamos de un conjunto de órganos tanto internos como externos, que fomentan la reproducción. Sin los espermatozoides de los hombres, se vuelve imposible que dos personas consigan tener un bebé, de modo que la concepción surge de la unión entre ambos aparatos reproductivos: masculino y femenino.

partes del aparato reproductor masculino

Si bien no todas las personas logran tener hijos, esto se vuelve preocupante ya que de otro modo la especie humana acabaría por desaparecer, por lo que es necesaria la reproducción en este planeta. Esto, en términos generales, quiere decir que la función principal del aparato reproductor masculino, es el de reproducirse, partiendo del semen que expulsan durante la eyaculación. Hoy en día, se toman en cuenta estos espermatozoides con el fin de una concepción futura, de modo que el esperma puede ser congelado y utilizado en un tiempo posteriori.

Partes del aparato reproductor masculino

Las partes del aparato reproductor masculinoson llamativas debido a su forma y estructura, comenzando con el pene, los testículos y la uretra, la cual se observa en el glande del pene. Luego, se encuentra el escroto, los conductos deferentes, las vesículas seminales y la próstata, los cuales en conjunto con los anteriores, forman el aparato reproductor de cualquier hombre.

IMG: Partes del aparato reproductor masculino

Funciones de las partes del aparato reproductor masculino

partes del aparato reproductor masculino

Con el fin de entender mejor cómo funciona el aparato reproductor masculino, decididos ampliar el tema en cuanto a cada una de sus partes, consiguiendo una lista detallada y breve de las funciones de las partes del aparato reproductor masculino, y son las siguientes:

  • El pene. El pene es una estructura de tamaño variable que cuenta con una base adherida a las estructuras abdominales inferiores y a los huesos pélvicos, que luego continua a través de un tronco muscular que finaliza en el glande, siendo este mejor conocido como la cabeza del pene. En este glande, se encuentra el orificio de la uretra. El prepucio es la funda que cubre el glande cuando el hombre no se encuentra circundado. Cuando esta estructura en general se llena de sangre, comienza a ponerse erecto y es cuando logrará llevar a cabo el proceso sexual.
  • El escroto. El escroto no es más que la bolsa gruesa que protege los testículos, siendo esta creada con piel y buscando mantener los testículos en una temperatura correcta, generalmente menor al calor corporal. La función principal del escroto, es producir la temperatura correcta con el fin de que los espermatozoides se encuentren en un desarrollo normal.
  • Los testículos. En cuanto a los testículos, estos se definen como cuerpos ovoides que cuentan con un tamaño no mayor de siete centímetros, pudiendo variar a un tamaño mínimo de cuatro centímetros de largo. Estos testículos producen testosterona y espermatozoides.
  • El epidídimo. Estos son conductos microscópicos en donde cada uno de los testículos cuenta con uno de ellos. Son aquellos que se encargan de recoger todos los espermatozoides que se encuentran en los testículos y prepararlos para la fecundación con el óvulo, resguardándolos hasta que maduren.
  • El conducto deferente. Por otro lado, este es un conducto que consigue arrastrar los espermatozoides desde el epidídimo hasta la próstata.
  • La uretra. A través de la uretra se expulsa la orina del hombre, y también a través de la misma se expulsa el líquido pre-seminal y seminal. Es decir, que en el caso de los hombres, la uretra cumple con dos funciones, a diferencia de las mujeres que solo tienen la uretra para expulsar orina.
  • La próstata. La próstata es el órgano masculino que cuenta con el tamaño de una nuez y puede variar en tamaño dependiendo de la edad del hombre. Contiene los espermatozoides maduros y listos para la fecundación.
  • Las vesículas seminales. Para finalizar, se encuentran estas vesículas seminales, las cuales se consiguen en la zona superior de la próstata. Estas se encargan de agregar volumen al semen en conjunto con la próstata, generando la cantidad de semen a expulsar durante la eyaculación.

Se necesita que todas estas partes funcionen en conjunto, ya que de lo contrario el proceso de fecundación se pudiese ver afectado. Consultar con un urólogo de forma anual es la mejor forma de evitar problemas y enfermedades en el aparato reproductor masculino.

Consejos de salud para las partes del aparato reproductor masculino

Así como cualquier otra zona del cuerpo, el aparato reproductor masculino también se encuentra expuesto a padecer de ciertas enfermedades importantes, como el cáncer, la fimosis, las enfermedades de transmisión sexual (Herpes, sífilis, VIH, gonorrea, entre otras), así como enfermedades comunes como infecciones que pueden volverse importantes a la larga, y la prostatitis.

partes del aparato reproductor masculino

Con el fin de evitar cualquiera de estas enfermedades y de mantener el aparato reproductor masculino completamente sano, se recomienda visitar a un profesionalde forma regular, y de aplicar los siguientes consejos:

  • Mantén una dieta balanceada desde la infancia. Al comenzar la pubertad, comienza la madurez sexual masculina y depende en gran escala de una buena alimentación.
  • Realiza ejercicios de forma regular, esto te ayudará a mantener tu sistema inmunológico fuerte y sano, lo que ayuda a evitar enfermedades como el cáncer.
  • Utiliza preservativos si no tienes conocimiento de la salud sexual de tu pareja. Pide sus exámenes, o de lo contrario, protege tu salud con el preservativo.
  • Mantén siempre a la mano información sobre enfermedades que puedan afectarte en la zona íntima y revísate siempre que puedas. Ante cualquier cambio que notes, consulta con el médico.
  • No descuides la higiene. Es de suma importancia que mantengas tu zona íntima siempre limpia, utilizando jabones sin aditivos o perfumes.